El Lute I

En los últimos años del franquismo, cuando se hace evidente lo que ya es un tópico : "la descomposición social y política" de éste, se produce un fenómeno que bajo muchos aspectos nos retrotrae a la España del siglo XIX.

De la inmensidad oceánica de los casilleros policiales, es extraída la ficha de un ladronzuelo de gallinas convertido en incipiente atracador. Su figura magnificada por el halo indiscutible de la condena a muerte, bautizada con el sonoro y publicitario nombre EL LUTE, es ofrecida a los españoles como una distracción mejor que el fútbol.

Curiosamente el pueblo acepto el reto, e invistió a El Lute de todas las virtudes y cualidades que deseaba poseer y que, en cierto modo, le habían sido arrebatadas: la valentía, el arrojo, la insumisión, etc. Y El Lute traspasó así los límites de la popularidad que oficialmente se le había atribuído, para convertirse en un auténtico campeón empeñado en una lucha tan desigual como brillante contra las fuerzas del orden.

La película relata puntualmente los acontecimientos y circunstancias que dieron lugar a la creación de ese mito llamado EL LUTE.